Una planta solar fotovoltaica genera, a partir de la luz solar, electricidad susceptible de ser vertida a la red de distribución eléctrica para su uso en cualquier aplicación. de un marco regulatorio claramente definido y establecido.

La generación eléctrica solar fotovoltaica la realizan los módulos solares fotovoltaicos, exponiendo su superficie a la irradiación solar. Los módulos solares se montan en estructuras que permiten dotar a los módulos de la mejor orientación e inclinación posible para maximizar la captación solar.

Los fotones de la luz solar son absorbidos por las células fotovoltaicas generando una corriente de electrones. La electricidad se produce en corriente continua y es conducida a los inversores para convertirla en corriente alterna con las características de tensión y frecuencia que exige la red eléctrica a la que finalmente se conecta.

La planta fotovoltaica puede conectarse instalación eléctrica en baja tensión o en media tensión, en modalidad de autoconsumo. La instalación se completa con equipos de medida y monitorización de la producción eléctrica así como elementos de conexionado, protección y seguridad.